Proceso

Para un galvanizado de calidad, seguimos un estricto proceso supervisado por Ingenieros Químicos, con el fin de garantizar un excelente galvanizado.  Este procedimiento se lleva a cabo por etapas, comenzando por un proceso inicial de desengrase y posterior lavado, seguido por una etapa de decapado, para someterla a un posterior fluxado y secado, previo a la inmersión de la pieza en el baño de zinc fundido.

DESENGRASE

Es el primer baño de limpieza en el que se introduce el material a galvanizar, con el fin de eliminar la grasa que está adherida al material a galvanizar.
Tiene como objetivo eliminar las impurezas del material a galvanizar, tales como laminados y óxidos en diferentes proporciones o incrustaciones de materiales provenientes del arenado o granallado, si es el caso.

DECAPADO

FLUXADO

Su función es eliminar y disolver cualquier tipo de impurezas que queden sobre la superficie metálica, así como evitar que se forme nuevo oxido, para asegurar que el acero esté en contacto directo con el zinc fundido.

Es la etapa donde se produce la galvanización propiamente dicha. En este caso, las piezas a galvanizar se sumergen en el baño de zinc fundido a una temperatura de 450 ºC.

Tiene como objeto recubrir las piezas metálicas con una capa de zinc, para evitar la corrosión de material.

BAÑO DE ZINC

CONTROL DE CALIDAD

Al terminar el proceso, control de calidad revisa el material galvanizado, verificando que cumpla con las normas internacionales ASTM A - 123 y ASTM - A 153.